Galicia está de moda. Y lo sabemos 😉 Cada año, son más y más los viajeros, sobre todo del resto de España, que deciden pasar sus vacaciones o hacer una escapada a Galicia. Y gracias en parte del Camino de Santiago, no lo olvidemos.

Recordemos que en 2017 Galicia registró el mayor número de turistas en su historia, con más de 5,1 millones de visitantes. Una cifra que casi dobla la población de nuestra región. Y gracias a ello ha crecido una enorme cantidad de negocios para acoger a tal cantidad de viajeros.

Hoteles, hostales, casas rurales, restaurantes, taperías, campings y hasta tiendas de bicicletas han florecido alrededor del turismo gallego. Y eso se traslada en empleo y más empleo. Y en riqueza. No hay más que visitar algún tablón de anuncios de empleo en internet y ver ofertas de empleo para algo íntimamente relacionado con el turismo. De hecho podemos decir que uno de los principales motores de esta región y generador de empleo es precisamente el turismo. Curioso, ¿verdad? Incluso en algunos lugares de Galicia se “importan” trabajadores para sectores relacionados con el turismo.

Son muchos los atractivos que traen cada año a más y más viajeros. Aparte del famoso Camino de Santiago, los viajeros eligen este rincón bañado por el atlántico (y cantábrico) por ser un destino acogedor y gastronómicamente atractivo. También, porque no decirlo, por sus paisajes, por sus playas… y por ser un destino “económico”. Con económico no queremos decir barato y low cost. ¿En que lugar del mundo puedes disfrutar de una buena mariscada regada con un buen Rías Baixas por el precio de dos raciones y dos cañas en Madrid?

Como bien comentamos antes, el Camino de Santiago es uno de los grandes atractivos de Galicia. Además de los cientos de miles de peregrinos que cada año se lanzan a alguno de los caminos, muchos viajeros deciden viajar a Galicia sin hacer el camino pero atraídos por la fama y maravillas que han visto y oído. Para ser más exactos, en 2018 han sido casi 250.000 los peregrinos que llegaron a Santiago.

El Camino de Santiago  además ha traído un efecto muy positivo, el de fijar población y crear empleo en zonas rurales. Lugares como Palas de Rei, Sarria, Portomarín, Melide o Arzúa han florecido gracias al camino. No es raro ver en internet anuncios como se necesita ayudante de cocina para pequeñas aldeas en medio del rural gallego. Y esto es gracias en parte al efecto camino.

Y Santiago de Compostela es sin duda un rincón de visita obligada para los viajeros que visitan esta región. Su casco histórico y su Catedral son algunos de los rincones más visitados. Pero también comer y salir de tapas y vinos es una tradición en Santiago. Son muchos lo locales y calles ideales para comer y tapear, pero la Rúa de O Franco y A Raíña son de visita obligada.

Pontevedra es otro rincón que por méritos propios se ha convertido en una joya del turismo gallego. Su cercanía a lugares como Portonovo, Combarro, O Grove o Sanxenxo, y un cuidado y acogedor casco histórico, han convertido a Pontevedra en un destino de moda.

A Coruña, situada al norte, es otro gran atractivo, gracias en parte a su famoso faro romano conocido como la Torre de Hércules y a su agitada vida nocturna. Salir de tapas y vinos en Coruña es un obligación. Además, esta considerada por muchos la ciudad más bella e importante de Galicia (Santiago aparte). Por algo será.

Otros grandes atractivos que atraen a miles de viajeros, pero no menos importantes, son las Rías Baixas, la Playa de las Catedrales, las ciudades de Lugo y Ourense, la Ribeira Sacra o la Costa da Morte. Casi nada para una pequeña región como Galicia.